¿Como Montar a Caballo? Aprende hacerlo de la manera correcta

Se dice que una de las pocas cosas que resultan tan agradables y placenteras es un buen paseo a caballo.

Y es que los caballos han conseguido establecer una buena relación con el ser humano, hasta el punto de que es uno de los animales que más se ha adaptado a estos; un factor que así lo ha permitido es lo dócil que ha resultado ser el caballo.

Y aunque desde tiempos antiguos se ha utilizado a los caballos para ayudar al hombre en algunas tareas importantes.

Algunas como en el transporte y otras labores relacionadas con la agricultura y la construcción, actualmente la función principal que estos desempeñan, está muy relacionada con el disfrute, el entretenimiento, la pasión.

Cada vez son más las personas que consideran muy placentero el poder montar a caballo.

Ahora bien, es digno de mencionar que aun y cuando montar a caballo es una actividad gratificante. No es una tarea sencilla de lograr, y en este sentido podemos asegurar que no es nada fácil dominar esta actividad.

Para lograrlo, es necesario combinar algunos aspectos, como por ejemplo: el tipo de caballo que decidamos montar y también la destreza que tenga el jinete, así como otros más.

Montar a caballo

Montar a caballo

Con todo, vale la pena considerar esta oportunidad que tenemos de disfrutar de un buen momento, si montamos a caballo.

Además del disfrute que podemos conseguir, se ha comprobado que esta disciplina reporta beneficios físicos y psicológicos a quienes las practican. Por eso, saber algunos puntos sobre el tema te permitirán aprovechar al máximo estas experiencias.

En vista de lo divertido que es montar a caballo, muchas personas desean aprender las técnicas claves para realizar esta actividad y disfrutar de esta experiencia inolvidable. Incluso desde niños desean hacerlo.

Sin embargo, antes de realizar esto, debes saber cuáles son las claves para así lograr tu objetivo y tener éxito. En este artículo están esas claves para aprender a montar a caballo, entre ellas, tenemos las siguientes.

Cómo montar a caballo

Cuando hablamos de montar a caballo sabemos que no es tan fácil aprender a hacerlo. Sin embargo, tampoco debe ser una limitante para no intentarlo.

Si no puedes hacerlo a la primera, no te enojes. Recuerda que el que persevera vence los obstáculos.

Con buenas técnicas, en poco podrás estar disfrutando de esta actividad. A continuación, queremos indicarte algunos puntos clave que debes conocer para que inicies y también los pasos de cómo hacerlo:

No ser agresivos

Con esto nos referimos a que no es necesario valernos de la violencia ni de ocasionar algún sufrimiento al caballo.

Aunque es cierto que algunos caballos debido a su carácter y su fuerza pudieran llevarte a mostrar firmeza o imponerte en algunos casos, para nada es necesario excederse o llegar a la agresividad.

No te dejes ganar por el miedo

Dejarse llevar por los nervios al momento de montar a caballo, puede ser muy desventajoso para nosotros. Aun si es la primera vez que montamos a caballo, es necesario mantener la calma y controlar la situación.

Dejarse llevar por el nerviosismo puede provocar reacciones desfavorables, como movimientos inadecuados que incluso no nos permitirían acoplarnos con el caballo.

Por eso, cuando vayas a subir, primero respira profundo y confía en tu caballo.

No te dejes ganar por el miedo

No te dejes ganar por el miedo

Estar atento a las reacciones inesperadas

Es importante recordar que los caballos son animales o seres vivos que pueden tener cualquier tipo de reacción mientras montamos.

Tener esto presente es importante para reaccionar de forma adecuada en caso de que ocurra de forma inesperada. Es por ello, que lo más conveniente es observarlo y comprenderlo para asimilar cualquier reacción.

La montura del caballo y estar bien equipado

Prestar atención a la montura del caballo y al equipo que debemos utilizar, es un factor clave para montar a caballo. Para esto, se requiere fijar correctamente la montura, para que se encuentre bien posicionada. No subir sin antes contar con el casco, las botas y la ropa que sea la correcta para la actividad.

No tener miedo a caerse

Para no tener miedo a una caída, es necesario convencernos del por qué no tenerlo. Es bueno reconocer que cuando aprendemos a montar a caballo es común experimentar alguna caída.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, simplemente será un susto, ya que por lo regular, las actividades no se realizan en terrenos complicados. También, la arena puede amortiguar cualquier golpe que podamos recibir.

No tener miedo a caerse

No tener miedo a caerse

Aprender a montar caballo

En vista de lo atractivo que resulta montar a caballo, cada vez más personas están poniendo interés en aprender las técnicas claves para hacerlo y poder disfrutar de esta experiencia. Entre los puntos focales para aprender, podemos mencionarte los siguientes:

 

Modo de subir a la silla

Antes de dar el salto a la silla, la primera recomendación es, dedicar un tiempo a establecer contacto con el caballo.

Te recomiendo no apresurarte, de lo contrario, no podrás establecer una confianza entre tú y el caballo y esto es vital a la hora de realizar este tipo de actividades.

Esto se hace con el propósito de generar confianza. Hacer algo como, peinarlo o acariciarlo previamente, permitirá conseguir ese objetivo.

Para dar inicio a la experiencia, puedes tomar la recomendación de utilizar un bloque de montar.

Con esto, nos referimos a unos objetos pequeños de madera similares a un banquillo o taburete y que cumplen la función de hacer más sencilla la subida al caballo.

Sobre todo, cuando se es principiante, el intento de subir desde el suelo no resulta una tarea sencilla, razón por la cual un bloque de montar resulta en una opción muy apropiada. El bloque de montar siempre debe estar situado en el lado izquierdo del animal.

Ya cuando estés en el bloque de montar, debes colocar en el estribo izquierdo, tu pie izquierdo y debes mantener sujeta la cabeza con las riendas, tomándola también con la mano izquierda y recordando que no debes añadir demasiada tensión.

Es recomendable que otra persona sostuviera la cabeza del caballo, para que así te sea más fácil subirte al él. Si no tienes a alguien que haga esto, de igual manera puedes sujetar las riendas tu mismo sin agregar mucha tención pero debes, al mismo tiempo, ser firme. De lo contrario, el caballo puede comenzar a caminar.

Una vez que lo hayas conseguido, el siguiente paso es tomar impulso para dibujar un arco con la pierna izquierda, pasándola por encima, tal y como si fueras a abrazar al caballo. Y entonces, tu pie derecho lo introduces en el estribo derecho.

Para poder completar este pasó de forma correcta y con menos inconvenientes, te recomendamos que alguien sostenga la cabeza del caballo para que puedas subir y logres la posición adecuada; esto es especialmente en las primeras ocasiones que lo estés intentando.

En caso de que alguien no sujete la cabeza del caballo, tu puedes sujetar las riendas, pero debes hacerlo fuerte aunque sin estirar mucho, pues pudieras ocasionar que el caballo comenzara a caminar.

Cómo subir a la silla

Cómo subir a la silla

 

Cómo dominar el cuerpo al subir al caballo

Lo primero que debemos considerar ya estando sobre el caballo, es que la posición que adoptemos tiene una función clave para completar la disciplina. Debes colocar el cuerpo de una forma que te sirva para guiar al caballo.

Por lo tanto, se requiere una posición que permita mantener el equilibrio. La manera más sencilla de lograrlo es manteniendo el cuerpo relajado en la montura.

Debes colocar el cuerpo en línea recta tanto como sea posible, a lo largo de oreja, hombro, cadera y talón, considerando que cuando el caballo galope o ande, nosotros debemos acompañar su movimiento formando un vínculo con él.

En el caso de las piernas, ellas ejercen una función al hacer presión sobre el cuerpo del caballo, te mantienen sujeto a la silla y debes usarlas para salir al galope.

Por eso, es importante tener ese dominio. De igual manera, en el caso de las rodillas y los codos, estos deben ser flexionados.

Y un punto importante para el buen dominio del caballo, es el manejo de las riendas. La manera de hacerlo es, tomándolas en un puño, en el caso de la derecha, tómala con la mano derecha. Igual en el caso de la izquierda.

Y permite que el lazo quede mirando hacia arriba, al tiempo que dejas los pulgares sobre la parte superior de estas.

Sin embargo, hay que hacerlo con cuidado también, ya que la boca es una sección muy sensible y emplearlo de manera inadecuada, puede influir en el comportamiento del caballo, quizás causándole molestias o confusión.

Dominar el cuerpo

Dominar el cuerpo

 

Consejos para montar a caballo

Seguramente al repasar los pasos que debemos dar para montar a caballo, se comprende que es una tarea de mucha atención.

Pero es posible disfrutarla mucho. Por eso, en un pequeño resumen, queremos darte algunos consejos finales para montar a acaballo. Estos te permitirán hace mucho más placentera esta ocasión.

  • Ropa cómoda:es muy recomendable utilizar ropa como pantalón largo y alguna bota que cubra los tobillos, para evitar algún daño por el estribo.
  • Un casco:aunque los adultos pueden elegir usarlo o no, es recomendable que montes a caballo usando uno. Ademas el casco te permitirá mayor protección y evitará lesiones en la cabeza en caso de alguna caída inesperada
  • Al subir y bajar del caballo:Algo que nos facilita la tarea es recordar que siempre subimos y bajamos por el lado izquierdo solamente.
  • Al andar:No es necesario estar tirando de las riendas para que el caballo ande. Tampoco podemos dejarlo suelto porque no podríamos controlarlo. Solo, si vas a la derecha, tira de la rienda para la derecha. Y en caso de querer cruzar a la izquierda, tiramos de la rienda para la izquierda.
  • Ver que la montura este bien colocada: si todos los accesorios de un caballo se encuentran en buen estado se considerara un buen momento para montar a caballo.
  • Visualizar los estribos: procura que el largo de los estribos sea el adecuado para la persona que vaya a montar el caballo y que se encuentren bien sujetos al caballo.

Disfruta de la ocasión. No hay nada tan importante si queremos montar a caballo, que recordar que esta es una oportunidad para disfrutar de una de las experiencias más agradables que tenemos a nuestro alcance.

Encuentra el mejor lugar donde empezarás a montar a caballo, te recomendamos comenzar en una iniciación a la hípica ya que en estos lugares hallarás los materiales necesarios, profesores expertos y las mejores instalaciones para practicar.

Pero principalmente relájate y disfruta de llevar las riendas. También, si disfrutas del entorno en el que te encuentres, tendrás mayores experiencias las cuales querrás seguir repitiendo.

Te recomendamos leer los siguiente artículos:

Leave a Reply

*