Toro de la Vega

El torneo del Toro de la Vega es un acto taurino que se realiza cada año en la localidad de Tordesillas, Valladolid, España. El torneo consiste en la caza o persecución de un toro por decenas de picadero o lanceros, donde estos últimos intentan clavar una lanza al toro para matarlo. El acto es cada año motivo de controversia; cada año se organizan manifestaciones contrarias al Toro de la Vega.

El campeonato del Toro de la Vega es un acontecimiento taurino de origen medieval, festejado en la localidad de España de Tordesillas, declarado celebración de interés turístico en 1981 y espectáculo taurino tradicional en 1999. Se festeja el martes de la segunda o bien tercera semana de septiembre como una parte de las fiestas de Nuestra Señora la Virgen de la Peña (patrona de Tordesillas) que comienzan el día ocho de ese mes, siendo este acontecimiento el martes siguiente al comienzo de las fiestas.

El campeonato consistía en la caza o bien persecución de un toro por decenas, de picadores y lanceros, en la que ciertos de estos últimos procuraban lancear a la res hasta la muerte. Una vez que esta hubiese sido soltada cerca de la plaza del pueblo y conducida por los corredores y apasionados hasta la vega del río Duero, en donde empezaba propiamente el campeonato. Si el toro excedía los límites prefijados o bien los lanceros no podían matarlo, era absuelto.

En el siglo veintiuno, el festejo ha cobrado mayor fama por las quejas en contra que denuncian el sufrimiento al que es sometido el toro. Aparte de por motivos de interés público, y por la evolución cultural de la sociedad, el diecinueve de mayo de 2016 la Junta de Castilla y León prohíbe, a través de un decreto-ley, la muerte del animal en el festejo, de tal manera que se va a poder festejar el campeonato sin que los apasionados maten al toro a la vista de todos. El municipio de Tordesillas recurrió esta medida y el recurso no fue por último aceptado a trámite por el Tribunal Constitucional.

Historia del Toro de la Vega

La primera referencia escrita en la que se mientan toros en la Vega aparece en el año 1534 en el libro de la Cofradía del Muy santo Sacramento de la ciudad de Santiago Apóstol de Tordesillas, en el que se lee: «tubo sus festexos de toros, con 2 toros por la mañana a la Vega y por la tarde».

De 1966 a 1970 el festejo quedó reducido a la primera parte del mismo, el encierro. En 1954, tras la difusión en el No-Do de unas sorprendentes imágenes del espectáculo que sensibilizaron a señalados colectivos y personalidades comprometidos con la defensa de los animales, se comenzó una polémica que duraría años.

Siempre el toro dará lo mejor de sí a pesar de la gran cantidad de personas que lo ataquen.

Desde 1956, la Asociación contra la Atrocidad en los Espectáculos (ACCE), la Sociedad Protectora de Animales y Plantas, ciertos medios y el ministro plenipotenciario y jefe de Información del Ministerio de Temas Exteriores, Carlos Arcos y Cuadra, emprendieron una campaña en favor de la suspensión del Toro de la Vega. En 1966, a cambio de no suspender el espectáculo, una resolución del gobierno de Francisco Franco prohibió el rejoneo del toro en campo abierto para darle muerte.

En 1970, bajo la repercusión de personalidades como Gregorio Marañón Moya, presidente de las Semanas Internacionales del Toro de Lidia de Salamanca, y Antolín de la ciudad de Santiago Juárez, quien era reconocido como el subdirector general de Cultura Popular y Espectáculos, y debido a las presiones de los apasionados y de las autoridades locales, se volvió a autorizar el campeonato en su modalidad «tradicional», terminando con la vida del toro.

Desarrollo del campeonato del Toro de la Vega

El campeonato radica en la fortuna de medir las fuerzas entre un hombre y un toro de lidia sin despuntar, de entre quinientos y seiscientos kg de peso y entre 4 y 7 años de edad. Conforme la normativa del campeonato absolutamente nadie puede incordiar al toro, ni antes de entrar ni tras salir de los límites. Si el toro consigue exceder los límites sin que ningún torneante lo haya alcanzado, se le va a dar como campeón del campeonato. El campeonato se debe festejar en campo raso, estando prohibido cualquier género de vehículo; y que los dos, toro y torneante, han de estar en las próximas condiciones: el toro solamente con sus defensas naturales, y el torneante, bien a pie o bien a caballo, proveído de una lanza.

Ya antes de llegar a la vega donde se desarrollará el campeonato, el toro es soltado cerca de la plaza mayor del pueblo y corre escoltado por la multitud, bajando por la Calle del Embaldosado hasta el puente sobre el Duero. Pasado el puente, alcanza la zona del Cristo de las Batallas donde cientos de corredores tratan de citarlo y recortarlo. Allá lo aguardan los caballistas (fueron quinientos en 2011) para continuarse con el recorrido hasta el Campo del Honor, zona donde empieza el campeonato y el toro puede ser lanceado conforme la reglamentación. El lanceado consiste en hundirle una lanza en el costado hasta la muerte.

Si el toro excediera los límites del campeonato, el toro va a ser absuelto, como ya ocurrió en un par de ocasiones con el toro ‘Bonito’ en 1993 y el toro ‘Presumido’ en 1995. El primero murió a consecuencia de las heridas sufridas, y el segundo fue abatido de un disparo por un Guarda Civil. En el campeonato de 2012e, el toro fue herido por un lancero a pie en los límites establecidos, y salió del perímetro tolerado para ser rematado por 2 caballistas que lo lancearon. Por esta razón, el campeonato se declaró nulo puesto que la ordenanza del Toro de la Vega establece que el animal no puede ser perseguido en escapada ni lanceado fuera de los límites.

Ordenanza del Toro de la Vega

El pleno de la empresa municipal de Tordesillas aprobó, el diecisiete de julio de 1999, las bases reguladoras del desarrollo del campeonato del Toro de la Vega, adaptándolas al reglamento de espectáculos taurinos populares aprobado por la Junta de Castilla y León a través de decreto 14/1999, de ocho de febrero. El desarrollo del campeonato se efectúa al amparo de unas ordenanzas acordes con dicho reglamento.
En 2012, el consistorio tordesillano alteró la ordenanza municipal reguladora del Toro de la Vega

Críticas y protestas del Toro de la Vega

En 2011, el PACMA lanzó la campaña «Rompe una lanza» contra la celebración del campeonato. Aquel año quinientos artistas y también intelectuales españoles firmaron un manifiesto de queja contra el Toro de la Vega pidiendo su abolición. El escrito empezaba rechazando «que en España se comprenda como cultura la degradación y tortura de un ser vivo, que se llame arte a un derramamiento de sangre». Todos los años se han ido sumando más artistas y personalidades de la cultura a la campaña.
En lo que se refiere al desarrollo del campeonato, los opositores del festejo dicen que, lejos de existir la posibilidad de absuelto o bien de tratarse de una lucha en «igualdad de condiciones» entre un solo hombre y un toro, se trata de un ajusticiamiento colectivo por la parte de un elevado número de personas a un animal que sufre de manera prolongada.

El PACMA presentó asimismo en el año 2011 de una querella por prevaricación administrativa contra el Encargado Territorial de la Junta de Castilla y León al autorizar un festejo que podría infringir el Reglamento de Espectáculos Taurinos en vigor en esta comunidad autónoma desde 1998. El juez solicitó una fianza de 14.000 euros para gestionar la demanda, cantidad considerada exorbitante por el PACMA puesto que podría «vulnerar el derecho constitucional que tienen todos y cada uno de los ciudadanos y organizaciones de interponer demandas para contribuir al esclarecimiento de los delitos».
Actyma (Asociación Contra la Tortura y el Maltrato Animal) denunció en 2012 a los lanceros, al directivo de campo, y todos quienes fueron responsables en tal campeonato por permitir la matanza del toro fuera de la zona autorizada.
Como contestación a las demandas presentadas, y basándose en el acta presentada por la Guarda Civil tras el campeonato, en el primer mes del año de 2013 la Junta de Castilla y León decidió abrir un proceso sancionador contra los lanceros y el organizador del campeonato, por infringir la normativa.

En 2012, la Plataforma Manos Rojas, formada por miembros del planeta de la cultura y creada por la Abolición del Toro de la Vega, publicó la antología de textos Palabras para un toro desprovisto de voz, en la que estuvieron los autores Ruth Toledano, Soledad Puértolas, Emilio Silva, Carlos Mañas, Jorge Riechmann, Hugo Cardalda, Esther Tusquets, Luisa Cuerda, Asier Triguero, Fernando Delgado, José Luis Victoria (como editor de la obra) Rafael Narbona, además de Fernando González «Gonzo», Elvira Bonito, Nativel Apreciado, Ricardo Muñoz José, José Luis Ordóñez, David Fernández Rivera, Eduardo Galeano, Vicent Jaume Almela, Ian Gibson, Javier Montilla, Ángel Padilla y Julio Ortega Monje (organizadores de la Plataforma), y dibujos de Juan Kalvellido y Carlos Azagra.

Las posturas contrarias a esta celebración asimismo existen en el extranjero. Hay fuertes críticas cara el campeonato de Tordesillas por la parte de medios de diferentes países como R. Unido, Francia, USA y Alemania, que ven en el festejo un punto negativo para el turismo y lo consideran “malsano, sanguinolento y también superfluo”.

El catorce de septiembre de 2013 el Partido Animalista-PACMA convocó una manifestación en la capital de España, que partiendo de la Plaza de Colón se dirigió a la sede del Partido Popular y más tarde a la del Partido Socialista Obrero Español para demandar el fin del apoyo de estos 2 partidos al festejo del Toro de la Vega.

Dicha manifestación reunió unas 15.000 personas, y además de esto, se recogieron ochenta y cinco firmas, lejos de los prácticamente cincuenta asistentes al Campeonato días después. También, el PACMA festejó un acto de homenaje en Tordesillas, en el sitio donde se alancea al toro.

En el mes de septiembre de 2014 PACMA remitió al Parlamento Europeo una solicitud a fin de que desde Bruselas se estudie si el Toro de la Vega puede estar infringiendo la legislación comunitaria. Tras admitir la solicitud para llevarla a trámite, exactamente el mismo mes el Parlamento Europeo rechazó pronunciarse sobre el Campeonato por ser estimado como una «tradición cultural»: una competencia exclusiva de los Estados miembros y no de la UE.

En la celebración del campeonato de 2014 hubo treinta heridos a consecuencia de enfrentamientos entre opositores y convenientes a este acontecimiento. En el mes de julio de 2015 un ciento de artistas se ofrecieron a efectuar un concierto gratis en Tordesillas si a cambio se suprimía la celebración del campeonato. El doce septiembre de 2015, el PACMA reunió a ochenta cero personas en la Puerta del Sol de la capital española para manifestarse contra la celebración del Toro de la Vega y los festejos con animales.

El diecinueve de mayo de 2016, la Junta de Castilla y León aprobó por sorpresa un decreto-ley por el que quedaba rotundamente prohibida la celebración del Toro de la Vega en sus términos actuales, no permitiéndose ni la muerte ni el alanceamiento del toro. Como manifestó la Junta, con esta nueva normativa, va a ser el Municipio de Tordesillas quien deba decidir de qué manera concluye el Campeonato. El decreto-ley fue convalidado por las Cortes de Castilla y León el ocho de junio de 2016.

Leave a Reply

*