Caballos frisones

El frisón es una raza de caballo procedente de la región de Frisia los Países Bajos. Las crines de la cola y del cuello son muy espesas y abundantes, a veces pueden o no estar ambas trenzadas o algo onduladas.

Resultado de imagen de Caballos frisones

La cabeza es bastante larga y tiene orejas pequeñas, que siempre están erguidas y elegantes, características de su gran docilidad y de su excelente temperamento. En cuanto al carácter, son muy tranquilos y tienen mucha presencia, de modo que esto lo convierte en un animal perfecto para el tiro. También ha sido empleado en el circo consecuencia de su pelaje negro, su majestuosidad y su talla impresionante. Antiguamente, fue el caballo de guerra de los alemanes, y ha ido mejorando mediante diversos cruces, en especial con los caballos andaluces. Los países donde el frisón es más apreciado son Holanda y Bélgica. Los caballos frisones son siempre negros como la noche o en algunos casos, castaños oscuros. No se permite ningún tipo de manchas, sólo se escapan algunos de la regla.


Disciplinas de los Caballos frisones:

El caballo frisón se puede ver a menudo en exhibiciones ecuestres, en una calesa frisona tradicional, de ruedas altas. En Holanda, los ocupantes irán seguramente vestidos con un traje tradicional. El frisón también constituye un caballo de equitación de primera clase, con una clara aptitud para la doma y una magnífica reputación como caballo de aprendizaje en las escuelas superiores de equitación. El caballo frisón nos cautiva la mirada durante el trote debido a su alto juego de la rodilla y de la cabeza.

 

Historia del caballo frison:

En el norte de los Países Bajos y Alemania se halla “Friesland” (Frisia), una de las provincias con una enorme superficie de agua debido a sus múltiples lagos. Probablemente es una de las zonas más bonitas de este país y probablemente en donde el carácter más brota. Un hombre Frisón se identifica por la sobriedad y por estar habituado a subsistir bajo circunstancias bastante difíciles.

Resultado de imagen de Caballos frisones

La historia de Friesland quedó marcada por 2 situaciones adversas: el agua del mar y los Condes de Holanda, que desearon en reiteradas ocasiones, cobrar las tierras frisonas a sus posesiones sin éxito alguno, en tanto que sus habitantes nunca han estado prestos a doblegarse y rendirse.

Los habitantes de Friesland eran hombres fuertes, rubios, de ojos azules, pueblo de nautas, piratas y saqueadores aparte de mercaderes, granjeros y ganaderos dedicados a la crianza de razas autóctonas de perros (El Stabij y el Wetterhoun), de ovejas, del conocido ganado vacuno de capa blanca y negra, y de sus caballos.

La historia de la ganadería del caballo Frisón es emocionante y solamente se comprende conociendo el fuerte carácter propio de los habitantes de Friesland, que continuaron fieles a su raza de caballos a lo largo de los tiempos realmente difíciles, al paso que otras razas autóctonas, en múltiples del resto provincias, se perdieron a raíz de la cruza impetuosa y desorganizada, aun con ejemplares extraños a su sangres. Así es como, esta vieja raza caballar frisona, es la única de origen Holandés, autóctona y que incluso subsiste.

Resultado de imagen de Caballos frisonesCara el año ciento cincuenta d. C., ya se conocía al caballo Frisón, siendo muy codiciado para la guerras. Los historiadores Romanos mientan la aparición de tropas frisonas. Igualmente, en el Siglo IV d. C., se citan las apariciones de legiones hombres y caballos frisones. Guillermo “El Conquistador”, empleó en la batalla de Hastings en mil sesenta y seis caballos que se parecían enormemente a los sementales frisones.

Seguramente, estos ejemplares y otras razas existentes en Europa, fueron cruzados con caballos Árabes y Españoles a lo largo de las Cruzadas, y más tarde a lo largo de la guerra de los ochenta años. La morfología actual de la raza que cuenta con una cabeza de cara convexa, un cuello erguido y una elevación propia en el trote, verifican tal suposición.

La primera prueba escrita del nombre actual de esta raza data del Siglo XVI y se trata del tan conocido retrato de Don Juan de Austria, montado sobre su caballo Phryso en Nápoles (mil quinientos sesenta y ocho).

En el Siglo XVII, los caballos frisones se usaron en las Escuelas de Equitación, juntamente con los ejemplares de Pura Raza De España. Fue desde ese momento que el caballo Frisón ya era apreciado para la Alta Escuela o bien Dressage, como, “caballo de Enganche”. A lo largo de los Siglos XVIII y XIX, probablemente tras la desaparición de la nobleza a raíz de la Revolución Francesa, el empleo de esta raza de caballos se limitó progresivamente a la zona de los Países Bajos, famosa en nuestros días como la provincia de Friesland.

Resultado de imagen de Caballos frisones

En la provincia de Friesland a final del Siglo XIX,  este caballo fue símbolo de riqueza y también relevancia entre los granjeros, quienes lo usaban todos los domingos para ir a la iglesia en su “Sjees”, un enganche propio de la zona y que es tirado por 2 caballos frisones. Se gozaba asimismo del montar a estos caballos a pelo, solamente cubiertos con una pequeña manta de color naranja, en carreras de corta distancia para trotones. En esa temporada la Raza frisona generó ciertos trotones conocidos. Probablemente, fue en ese tiempo que se llegó a usar al caballo Frisón en las ganaderías Rusas de caballos trotones “Orlov”” y en las ganaderías de trotones Americanos que se hallaban en apogeo.

Al final del siglo precedente y al comienzo del presente Siglo, da comienzo una etapa realmente difícil para el caballo Frisón. En este tiempo, los frisones debieron competir con las razas pesadas del tipo del caballo autóctono de la Provincia de Groningen (Países Bajos) o bien de Oldenburg (Alemania). Esta competencia tuvo resultados prácticamente fatales para la raza frisona.

Aparte del camino cara la iglesia cada domingo y de alguna diversión eventual, estaba asimismo el trabajo duro que se efectuaba en las granjas, donde este caballo con sangre noble, al que irónicamente se le llamaba “El señorito con talento para danzar”, quedaba en desventaja, puesto que carecía de destrezas para efectuar tan bastante difíciles labores. Muchos de los granjeros optaron por los caballos de sangre fría de la llamada “Bovenlander”, y que particularmente eran criados para este género de trabajo tan duro, o bien cruzaban sus caballos frisones con razas más pesadas. Esta evolución prácticamente ocasionó la desaparición del la raza frisona.

El día l de mayo de l879, personas preocupadas en el futuro de esta raza, crearon el “Libro-Matrícula de la Raza Caballar frisona”; dando origen al primer “Stamboek” (Libro de Ejemplares) que existe en los Países Bajos.

Pese a la repercusión positiva de aquel Libro-Matrícula, la popularidad del caballo pesado de sangre fría proseguía siendo una amenaza para la raza frisona, que prosiguió descendiendo en número, en los principios del Siglo veinte. En mil novecientos diecinueve, no existían más de tres sementales anotados para su empleo en la ganadería, ni se contaba con sementales jóvenes para poder sustituirlos. Daba la sensación de que se aproximaba la extinción terminante de la raza.

No obstante, cien ciudadanos de Frieslandia se reunieron fundando a la par que el Libro-Matrícula, una Asociación con el objetivo de resguardar al caballo Frisón de su desaparición ilustre.

Tras la situación crítica del año mil novecientos trece, no quedaba otra opción: el caballo Frisón debía contar con las destrezas precisas para competir con el popular caballo de tiro de la raza “Bovenlander”. Debería hacer una concesión al lujo y generar un animal con más fuerza, llegando a la creación de un género de caballo Frisón con menor alzada y más masa fornida. En la actualidad ya no se procuran estas peculiaridades, sino más bien un animal más fino, largo y suntuoso.

En los años sesenta, prosiguió otra crisis para esta ganadería — la desaparición del caballo como fuente de fuerza en las compañías agrícolas.

A la mayor parte de los granjeros les faltaba tiempo y dinero, para sostener caballos solamente para placer. No hace mucho, en mil novecientos sesenta y cinco, las potrancas registradas en el Libro-Matrícula no pasaban de quinientos ejemplares.

Afortunadamente, se presentó un factor nuevo para salvar al caballo Frisón y que fue la repercusión de una economía próspera. Con esto, se aumentaron las posibilidades de dedicar tiempo y dinero al ocio, y de esta forma se presentaban nuevas ocasiones para el caballo Frisón – ser usado para fines recreativos. Esta raza mostró ser ideal en todo género de enganches, y además de esto verificó su predisposición conveniente en la Domestica Tradicional. En especial, sobresalieron las destrezas del caballo Frisón como caballo de espectáculo.

No obstante, la demanda repentina presentaba un riesgo. ¿De qué forma se podía sostener y resguardar o bien aun progresar la calidad del caballo Frisón al aumentarse la producción tan drásticamente? El inconveniente de consanguinidad por existir tan pocos ejemplares, se debía vencer. No fue un trabajo fácil generar desde una reserva genética de quinientos potrancas y diez sementales una población mundial, preservando la fecundidad y las peculiaridades de la raza.

Merced a la política estricta del Libro-Matrícula y la cooperación de los ganaderos en lo que se refiere a la elección de los sementales, se ha logrado resguardar la calidad. Nunca se consideró usar sangre extraña para poder solventar los inconvenientes con velocidad.

Se trabajaba infatigablemente para progresar la raza, escogiendo los ejemplares destinados a la reproducción, con la intención de criar un caballo polifacético.

Pese a que las demandas con los años cambiaban, el caballo Frisón ha guardado exactamente la misma morfología. Existen algunos aspectos que son bastante difíciles de describir mas deben ver con la nobleza, el orgullo y la vitola o bien apariencia. Sus rasgos más esenciales son los ojos obscuros de mirada entrañable, el cuello erguido, las crines negras compactas y largas, el rebosante pelo en las cuartillas de sus patas y su cola ondulada. El color negro representa la característica más preponderante de la raza. El único detalle blanco que se acepta es en la frente y preferentemente de un tamaño muy reducido. La cabeza no ha de ser ni larga ni grande, sino más bien indicar nobleza y expresión; las orejas, de tamaño mediano con sus puntas dirigiéndose tenuemente cara el interior. El cuello erguido, habrá de ser lo bastante largo, sin enseñar una sobre masa o bien ser excesivo. La alzada a la cruz tendrá que ser entre l.58 y l.65 m para considerarse apropiada. La grupa se prefiere algo alta y suficientemente larga. Las extremidades tienen suma importancia, habiendo de estar adecuadamente balanceadas y conformadas, ser resistentes y sin fallas.

En los últimos tiempos la ganadería del caballo Frisón ha enfocado gran atención en la calidad del movimiento o bien los aires. Es esencial que el caballo Frisón disponga de un buen paso, extenso y flexible, como, de un trote elevado que además de esto cubra suficiente terreno.

La etapa más reciente en la historia del Frisón muestra lo que el hombre puede hacer, cuando se resuelve a actuar en beneficio de sí. En la mayor parte de los países del Oeste de Europa, como Alemania, Bélgica, España, Francia, G. Bretaña y también Irlanda, Dinamarca, Suecia, Suiza y Austria, y asimismo en los U.S.A., Canadá, Suráfrica, Australia y el país nipón, se crían hoy en día caballos frisones.

La selección en los Países Bajos se efectúa a través de un proceso muy riguroso de valoración. Se escogen los mejores sementales que se someten a pruebas intensivas a lo largo de cincuenta días, en el Centro del caballo Frisón en Drachten. Los pocos que entonces quedan, cumplen con las mayores demandas y se anotan como sementales capaces para la reproducción. Si embargo, la inscripción terminante no se hace antes que pasen 3 años, a lo largo de los que se verifica que el semental pueda trasmitir sus geniales peculiaridades a sus descendientes.

De ahí que, los ejemplares más buscados, son aquellos que cuenten con su Certificado de Registro del Stud-Book o bien Asociación KFPS, en Drachten. (documento de listas trasversales verde y amarillas, con sello de la KFPS y firma autorizada.

En el planeta existen Asociaciones ligadas al KFPS, dichas Asociaciones juegan un papel esencial a la hora aproximar esta raza a la gente que la ignora, son los encargados de velar por la aromia de la raza aparte de hacer concursos por lo menos cada un par de años, en España existe la Asociación Nacional del caballo Frisón (ANPRF).

Leave a Reply

*