Caballo Andaluz o Pura Raza Española

Como raza de caballos en sentido moderno el Caballo Andaluz se asocia con el caballo P.R.E. (Caballo de “Pura Raza Española“), un caballo de creación relativamente reciente, basado en caballos criados originalmente en Andalucía. Desde hace muchos años hay yeguadas de Caballo Andaluz por todo el mundo, algunas con sede en Cataluña.

El concepto de Caballo Andaluz es mucho más amplio. Por un lado afecta a los caballos ibéricos de la región geográfica correspondiente a la Andalucía actual, desde su supuesta introducción hasta épocas históricas.

La continuación cronológica, dentro de la misma región, implica considerar los caballos de los íberos, celtas, tartesios, fenicios, griegos, cartagineses y romanos. Otra serie histórica es la de los visigodos, suevos, vándalos y alanos. Y también bizantinos y árabes (entendiendo por “árabes”, en este caso, los invasores islámicos).

El largo período de dominación musulmana es especialmente importante. A partir de la reconquista de Granada, puede considerarse que existe un “Caballo Andaluz“, sin genealogías fijas pero con varios tipos establecidos y reconocidos. Un hito fundamental fue la “creación” del “caballo español” por parte de Felipe II (Caballerizas Reales de Córdoba y expansión posterior a otras caballerizas y yeguadas).

La Guerra de la Independencia supuso un descenso importante en el sistema de cría de los Caballos Andaluces tradicionales (que se mantuvo de forma paralela a la del “Caballo español“) y de los “caballos españoles“. La legislación oficial de épocas anteriores (que procuraba proteger la cría de caballos por encima de la de mulas, principalmente en Andalucía) no tuvo nunca mucho éxito. De esta época se pueden mencionar los “caballos cartujanos” de la Cartuja, los planes de cría de Godoy y la creación de la yeguada de Aranjuez.

En 1912 se creó, por parte de “Cría caballar” (organismo del ejército), el libro genealógico del caballo de “Pura Raza Española“.

En todo tipo de documentos, y de manera similar a otras razas, todos los conceptos diversos expuestos más arriba se suelen mezclar de forma indiscriminada. El Caballo Andaluz o Pura Raza Española no tiene nada que ver, estrictamente, con el “Caballo español” de Felipe II, ni con los pequeños y resistentes caballos andaluces de Ronda del siglo XIX (muy aptos como caballo de guerra). Y, mucho menos aún, con los caballos hispanos de la época romana que ganaban carreras en los circos. El Caballo Andaluz o Pura Raza Española es un registro cerrado que sólo inscribe animales de pura raza. Hay otros registros basados en el Caballo Andaluz o Pura Raza Española y una cierta imprecisión legal, con juicios abiertos, que habrá que ver cómo evoluciona.


Caballos Andaluz o Pura Raza Española:

Pura Raza Española es la denominación oficial que recibe en España la raza equina que internacionalmente e históricamente se conoce como caballo andaluz. Se trata de una nomenclatura creada en 1912 a partir de la locución inglesa purebred o purebreed. Cría Caballar, que dependía del Ejército, abrió en España el primer libro para inscribir a los caballos árabes, pura sangre y anglo-árabe, decidiendo inscribir a los tradicionalmente llamados caballos andaluces como “Pura Raza Española“, más tarde abreviado como PRE.

Andaluz

La elección de esta nueva denominación “Pura Raza Española” (a partir de la locución inglesa purebred o purebreed), ante la tradicional “caballo andaluz“, es comprensible dentro de la corriente del Regeneracionismo que predominaba en España tras el Desastre del 98 y teniendo en cuenta que la cría y el fomento caballar estaban en manos del estamento militar y que España entonces era un estado centralista.

Sin embargo numerosos catedráticos de la Facultad de Córdoba se han mostrado partidarios de recuperar el nombre histórico, tradicional e internacional de la raza: caballo andaluz. Entre los mencionados profesores están Rafael Castejón, Gumersindo Aparicio, Francisco Santiesteban, Manuel Gómez Lama y Eduardo Agüera Carmona.

caballo andaluz 3

Hoy en día la Asociación Nacional de Criadores de Caballos de Pura Raza Española (ANCCE), constituida en 1972 y con sede en Sevilla, es la asociación matriz del caballo de Pura Raza Española a nivel internacional y es la encargada del Libro de registro de la raza a nivel internacional y de la organización anual del Salón internacional del Caballo (SICAB), celebrado en Sevilla desde 1991. desde 2002 está reconocida por el Ministerio de Agricultura español como asociación colaboradora.

La raza de caballos de “Pura Raza Española” (simbolizada por las siglas P.R.E., a menudo simplificadas en PRE) es una raza fundada en 1912 a partir de los mejores caballos andaluces disponibles en aquella época. Las características de aquellos caballos fundadores pueden extrapolarse, en parte, de las descripciones cercanas en el tiempo. El libro genealógico es un libro cerrado que sólo registra los descendientes de progenitores inscritos.

 

Historia del Caballos Andaluz o Pura Raza Española

Caballos Andaluz o Pura Raza Española en el siglo XIX

Sin olvidar las épocas gloriosas más lejanas del pasado, la cría de caballos en España en general, y en Andalucía en particular, estaba en un estado crítico en el inicio del siglo XIX. A pesar de una legislación destinada fomentar esta cría. La guerra de la Independencia española empeoró mucho las cosas. Muchos caballos fueron requisados y llevados fuera del estado. Y muchos otros murieron en combate. Las guerras carlistas fueron también del todo adversas en la cabaña equina andaluza.

Algunos experimentos para “mejorar” las castas de caballos existentes fueron un fracaso y tuvieron que abandonar.

El caballo andaluz

 

Caballos Andaluz o Pura Raza Española en el siglo XX

La creación del “Libro genealógico” del año 1912 por parte de “Cría Caballar” (organismo dependiente del “Ministerio de la guerra” de entonces) fue una medida positiva de cara a mantener la pureza de los ejemplares fundadores. Algunos de aquellos caballos fueron animales de una gran belleza, con un temperamento excelente y una funcionalidad excepcional. Los mejores Caballo Andaluz o Pura Raza Española actuales muestran aquellas cualidades originales.

Entre 1912 y 1945 muchos de los esfuerzos destinados aumentar la cantidad y la calidad de los Caballo Andaluz o Pura Raza Española se perdieron en la guerra civil española. Durante la República, el organismo responsable de la raza Caballo Andaluz o Pura Raza Española fue la “Yeguada nacional”. Entre 1945 y 1966, terminada la guerra, la “Yeguada nacional” pasó a llamarse “Yeguada militar”, manteniendo entre otras funciones la responsabilidad sobre el L.G. En el año 1966 los criadores portugueses de Caballo Andaluz o Pura Raza Española, se consideraron discriminados en la inscripción de sus potros,  por lo que decidieron abrir un libro genealógico propio originando el “Puro Sangre Lusitano“.

caballo andaluz 4

Otra etapa sería entre 1934 y 1973. Un aspecto importante a destacar es el de las prestaciones reales de los caballos a pesar de las vicisitudes indicadas. Especialmente los problemas sufridos en el siglo previo a la fundación del Caballo Andaluz o Pura Raza Española. La documentación de las llamadas pruebas morfo-funcionales de selección de garañones (garañones en el sentido de caballos estalons) en la Coudelaria Nacional de Portugal indica que los caballos andaluces importados, desde 1937 hasta 1960, tenían unas capacidades físicas muy notables. En épocas más recientes hay Caballos Andaluz o Pura Raza Española que han demostrado cualidades excepcionales.


C
aracterísticas del Caballo Andaluz o Pura Raza Española:


Las características morfológicas típicas indican de forma detallada en la descripción del “prototipo racial”. En versión reducida son las siguientes:

Caballo compacto y musculoso. Aspecto poderoso pero ligero.
Altura a la cruz: 155-165 cm
Cuello fuerte y correctamente curvado.
Cola y crin espesas.
Ninguna medianamente grande con perfil ligeramente curvado y abombado.
Ojos vivos.
Pecho ancho.
Grupa redonda y poderosa.
Aspecto elegante.
Proporciones armónicas.

Salto


P
elajes del Caballo Andaluz o Pura Raza Española:

La normativa oficial dice textualmente: “Pelo fino y corto. Son dominantes las capas tordas y castañas y admisibles Otras”.

A partir de las inscripciones en el “Libro Genealógico” se puede comprobar que tres de los pelajes básicos: negro, castaño y alazán. También hay pelajes diluidos crema, especialmente los llamados “Bayos” en castellano (equivalentes al pelaje “bayo crema”). Esto implica la posibilidad de pelajes simplemente diluidos crema (heterocigóticos) y doblemente diluidos crema (homocigóticos). Y, por tanto, la posibilidad de pelajes Falbo-crema, palominos, cremoso, Perlines y negro-cremoso.

El modificador tordo o pelo de estornino es muy frecuente en la raza y puede afectar a todos los pelajes anteriores. No hay casos comprobados de Caballos Andaluces o Pura Raza Española con dilución de uno. Hay algún caso de una nueva dilución llamada “perla”. Hay algún caso de caballos con alguna mancha blanca “en el cuerpo” (claramente diferente de una marca blanca facial o un Bausà) que, técnicamente, implicaría la existencia de un patrón manchado (de procedencia hereditaria o por mutación).

Entre los caballos “andaluces tradicionales” y “españoles de Felipe II” había pelajes variados, incluyendo pelajes manchados y pecoso.


Aptitudes y utilidades del Caballo Andaluz o Pura Raza Española:

Los Caballos Andaluces o Pura Raza Española son caballos de silla excelentes. Son inteligentes, de carácter tranquilo y con una gran capacidad para aprender. También son buenos como caballos de tiro ligero pegados a carruajes. En doma clásica han demostrado sus posibilidades con resultados muy buenos (Medalla de bronce 2002, los Juegos Ecuestres Mundiales; Medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Verano 2004).


Leave a Reply

*